16.07.01 | Espectáculo

Una obra lírica basada en "El reñidero" La ópera se entrega al ritmo porteño "Orestes, último tango", la segunda en incursionar en el camino que inició Astor Piazzolla

· Tiene música de Diego Vila y coreografía de Oscar Aráiz
· De Cecco trasladó la historia griega a los arrabales
· En marzo de 2002 se verá en el World Music Theatre Festival de Holanda

"Orestes, último tango" se convertirá en la primera ópera del género ciudadano -tras la hoy famosa operita "María de Buenos Aires", de Piazzolla-Ferrer- gracias al empeño y al amor por la música porteña demostrada por dos eximios bailarines extranjeros: la alemana Nicole y su esposo y partenaire danzante, el holandés Ricardo Klapwijk, radicados aquí desde hace unos diez años. La citada ópera, para cinco cantantes, entre los que se destaca la voz de Julia Zenko, ocho bailarines, un bailarín solista y sexteto instrumental, basada en la obra teatral "El reñidero", de Sergio De Cecco, tiene libro y dirección general de Betty Gambartes, música de Diego Vila y coreografía de Oscar Aráiz. El diseño de luces estará a cargo de Roberto Traferri. La producción es del World Music Theatre Festival of Holland, y la producción ejecutiva, de Ricardo-Nicole.
Para entender mejor la trama original será preciso recordar que Orestes fue hijo del rey Agamenón, hermano de Menelao, jefe de los héroes griegos que sitiaron Troya. Orestes fue quien mató a su madre (asesina de Agamenón) y a su amante, Egisto, a impulsos de su hermana Electra, para vengar la muerte de su padre.
De Cecco llevó esta trama a la riña de gallos en el submundo de los guapos de comienzos del 900.

De Grecia al arrabal porteño
La nueva ópera es otra vuelta de tuerca de aquella historia griega trasladada al arrabal porteño y sus malevos, donde domina el más fuerte y diestro en el manejo del cuchillo y en la conquista de las mujeres, un tema que Borges trató, como apología del coraje, en sus cuentos y milongas. Aquí, el guapo de Palermo es un tal Morales (bailarín solista interpretado por Ricardo); su hijo es Orestes (el actor y cantante Carlos Vittori), hermano de Elena (Julia Zenko, que cantará y actuará); Nélida es mujer de Morales (la interpreta la cantante-actriz Graciela Mozzoni). Soriano, el hombre de confianza de Morales y amante de Nélida (el cantante y actor Rodolfo Valss); la Mujer de la Milonga, álter ego de Morales (la bailarina solista Nicole Nau-Klapwijk). A ellos se suman amigos de Orestes y Elena, vecinos y malevaje, interpretados por un cuerpo de bailarines.
"El del 22 de marzo del año próximo -cuenta Nicole- será el estreno mundial de esta ópera, basada en la pieza de un argentino, Sergio De Cecco ("El reñidero"), que rescata la tragedia de Electra, de Sófocles, con personajes del barrio de Palermo."


Nicole y Ricardo, dos bailarines extranjeros que hicieron suyo el tango Foto: C. Barría

-¿Una historia de matones?
-La del último guapo en el mundo del malevaje, donde pelear era una fiesta y los hombres se defendían matando. Allí nace esta historia de Orestes, el último guapo que asume la venganza de su padre (el guapo Morales) matando a su madre (Nélida) a instancias de su hermana (Elena). Las escenas se desarrollan a partir del velatorio de Morales, con sucesivos raccontos del reñidero. El matón ha insistido en que su hijo siga los pasos de la daga y el cuchillo. Pero Orestes se resiste. Incluso Morales lo hace mandar a la cárcel, donde luego lo sorprende la muerte de su progenitor. Por eso, al enterarse de que su madre lo mató, se le plantea el dilema: o asume su primer asesinato para cumplir el mandato paterno, o lo venga por las infidelidades de su madre, Nélida, y de Soriano, su amante.
-Hace dos años -recuerda Nicole- que quisimos hacer esta ópera a pedido del Festival Internacional de Holanda. Buscamos aquí a quien pudiera plasmar este tema auténticamente popular y argentino para mostrar una estampa de aquí al público extranjero. Así encontramos primero a Betty Gambartes, de quien vimos sus trabajos como régisseure y guionista para obras clásicas y populares, que entendió perfectamente y enriqueció la idea de reflejar este tema del tango. Luego dimos con Diego Vila, que, como músico, ofrecerá tangos tradicionales, modernos y propios, incluso plasmando un contrapunto entre el tango-tango en la figura de Morales y la parte lírica, a cargo de Soriano. Y finalmente conseguimos poner en escena el talento coreográfico de Oscar Aráiz.

-La idea básica es ser fieles en la configuración de los personajes y al mismo tiempo dar aliento universal al tango, ¿no es así?
-Exacto, admiten a coro Nicole y Ricardo. Por eso fue una intensa búsqueda cada prototipo. Nuestra experiencia internacional en el tango y el éxito obtenido por nosotros en Holanda nos indican el camino. No solamente queremos plasmar fielmente los personajes, hacerlos vivir como porteños de ley, sino otorgarles una dimensión mundial. Las calidades actorales, de las voces y de la danza son prioritarias en este proyecto. La selección de todos ellos es rigurosa. Betty Gambartes escribió una obra muy visual; en cada frase hay una imagen. Y todo expresa a la Argentina: la mujer-milonga, como símbolo del cuchillo; lo antiguo y lo contemporáneo; la idea del coraje y de la venganza, contrapuesta a la ternura y la tolerancia; los conflictos generacionales, que son los del mundo entero, el bien y el mal. Ella y Diego Vila han trabajado en forma muy mancomunada y maravillosamente bien. Creemos que estamos cumpliendo aquella primera idea surgida en aquella actuación nuestra en "Tango total", cuando fuimos con la Orquesta Color Tango, con tres parejas de bailarines y dos cantantes. Habíamos danzado obras de Troilo, Mores, Pugliese y Piazzolla, y el público las había aplaudido de pie. Allí entendimos que se podría ofrecer algo nuevo y de envergadura. Habíamos descartado una nueva versión de la operita "María de Buenos Aires". No queríamos repetirla porque ya se conocía y estuvo bien hecha. Ahora estamos muy contentos. Queremos que el tango se expanda y cobre nuevas formas. Para ello descartamos de plano el "tango for export" y el show. Buscamos transmitir las esencias tangueras y unirlas a lo contemporáneo y al vuelo lírico. Para plasmar todo esto contamos con el apoyo del festival de Holanda, que paga los gastos, si no no hubiéramos podido llevar a cabo esto que contamos.
"Holanda -reflexiona Ricardo- fue la que permitió que en un mismo escenario actuaran Piazzolla y Pugliese y que ambos hayan tocado "La Yumba" y "Adiós Nonino"." Ahora ese país vuelve a abrir las puertas para lanzar al mundo esta ópera singular donde se unen la tragedia griega, la inventiva de un dramaturgo argentino, el aliento de Borges y la conjunción de talentosísimos guionistas, músicos, coreógrafos, cantantes-actores y bailarines.
Ricardo y Nicole emprenden el 25 una nueva gira por Suiza, Italia, Grecia, Holanda y Alemania. Estarán de regreso aquí a fines de noviembre, mes en el que comenzarán los ensayos finales con todo el elenco

René Vargas Vera Copyright © 2001 La Nación | Todos los derechos reservados